¿Por qué?

Amante del deporte desde niño, la portería me llamó la atención rápidamente. Bautizado por la parroquia futbolística y amigos como porterillo, finalizé mi etapa como guardameta antes de llegar al último año de juvenil. Poco después, pasé tres años en el estamento arbitral en la que sería una divertida experiencia de tres años.

Habiendo sido portero y árbitro,  no parecía que fuera a acabar corriendo por hobby. Lo que tenían que ser unos entrenos para hacer la Cursa del Corte Inglés 2010 decentemente, se ha acabado convirtiendo en una costumbre imprescindible, teniendo cada vez más ganas de entrenar, completar carreras y progresar en este sano mundillo del atletismo popular.



Corriendo los 10 Kms de Madrid