domingo, 16 de octubre de 2011

Crónica XXX Cross Casa de Aragón

Hoy ha caído otra cursa popular más, una que he disfrutado en una dimensión diferente respecto a las otras. Y es que, aunque como a todos me gusta correr para marca, mejor dicho disfruto bajando tiempos, correr una popular como entrenamiento tiene un color especial.

Esta carrera para mi tiene además el aliciente de ser mi bautizo runnero, y el encanto de estar al lado de casa y no ser nada multitudinaria. Esta vez, además, me presentaba en la línea de salida con dos amigos del Gavasella, Sergio y Enrique, que tenían sus respectivos objetivos de tiempo. El último se iba a mover en el abanico de los 46-48 minutos, sobre los 4:40 min/km, ideal para un entrenamiento como el que me tocaba hoy. Después de una gran insistencia por mi parte, conseguí vencer sus reticencias iniciales a que le hiciera de liebre/acompañante, consiguiendo así un compañero de entreno de lujo para la ocasión.

A las 9 y poco llego al punto de encuentro con Enrique, desde donde nos dirigimos trotando hacia la Bòbila.  Una vez ahí, unas 4-5 vueltas al estadio para completar un calentamiento decente, nos reunimos con Chechi, y directos a la línea de salida tras completar el warm up.

Enrique, Sergio, y un servidor antes del inicio.
Nos colocamos bastante bien, pero a medida que la gente va llegando, perdemos posiciones a ritmo desenfrenado. Empezamos al lado del globo de Corredors.Cat de 50', con la idea de ir alejándolo paulatinamente. Se da el pistoletazo inicial y las aglomeraciones en los primeros metros hacen que nos tengamos que adaptar al ritmo del pelotón hasta poco después de salir del estadio. Ahí todavía rodamos con el globo de 50', al cuál echo un capote ante las tempranas y feroces críticas con su gestión del ritmo de carrera, que si 5'15'', que si 5'40'', que si patatín, que si patatán...

Después, la carrera ya se desatasca y cogemos nuestro ritmo, que al principio es bastante bueno para los intereses de Henke. Vamos gestionando bien las subidas y en las bajadas nos dejamos llevar manteniendo el ritmo. Las sensaciones se resumen con estas dos fotos.


Saludando confiados al inicio.

Pose clónica y moral por las nubes.

Pero las recientes lesiones y falta de rodaje de Enrique nos van mermando poco a poco. Su MMP se supone ya difícil, aunque no cejamos en nuestro empeño en ningún momento. Subsistimos lo que queda de carrera, con varios bajones y resurecciones durante la misma, llegando cerca del final con proyección de 47 alto, lo que significaba salvar los muebles.

Me propongo a mi mismo no esprintar al final y le digo a Enrique que no lo haré salvo que alguien nos lo haga en la llegada al estadio (por ahí no paso). Vamos entre medio de grupos, así que todo indica que podré superar mi adicción al rush final de carrera. En estas, un tío que iba con el gancho  toda la carrera aprovechándose de nuestros rebufos, nos adelanta a falta de 500 m y acelera al entrar en la pista para lucirse de cara a la galería..craso error. Al principio parece que la arrancada no va en serio, pienso que no durará y salto tímidamente, pero el tío tiene un puntito extra..esto va a ser más divertido de lo que me pensaba. Cálculo a ojo la distancia que nos separa entre nosotros y con la meta, ajustando mi velocidad con precisión suiza para rebasarle lo más cerca de la llegada posible. Al final consigo mi propósito, que no era otro que arrebatarle toda la gloria del esprint. Aquí podéis ver la evolución del proceso:



Objetivo fijado. Enrique al fondo mirando el crono que marca su gps.




Saboreo cada décima de segundo previa a la llegada.



Gozosa llegada a la línea de meta. Vendetta!


Al final, entramos en menos de 48' reales con la satisfacción del entreno cumplido y haber pasado una buena mañana. Chechi llegaría en 55', quejándose amargamente de la organización por la dureza del circuito. Mención especial para todo el equipo de soporte y aficionados que hemos tenido esta mañana, padres de Enrique, mi padre, y Noe y Carol, sobretodo a las dos últimas por el extenso reportaje fotográfico.

Con este entreno, sumo 4 entrenos semanales, alrededor de 44 kilómetros casi todos ellos suaves o a ritmo base, que es lo que tocaba esta semana. Además una hora de Btt fuerte y con desniveles.

Todo suma!