domingo, 9 de octubre de 2011

Semana 7: Menos es más

Otra semana que cae con los entrenos cumplidos, aunque esta (como la siguiente) ha sido más bien suave. Después de las 3 semanas de carga, toca regenerar con poca intensidad y mucho menos volumen. Tres días de carrera a pie y uno de Btt para reforzar algunos de los grupos musculares que no se trabajan gastando suela.

Inauguraba la semana el miércoles con un cochinero espléndido de 10 kilómetros, convirtiéndome en el tocino más lento de toda la pocilga.

Miércoles 12 kilómetros con 3 de ellos a ritmo de competición. Estaba muy fresco después del descanso que llevaba en los últimos días, así que la cosa no se dio nada mal y pude completar un entreno muy decente sin traspiés inesperado como la semana pasada.

Ya nada más hasta el sábado, donde volvía a coger la Btt (mención especial para Orbea, por tardar casi un mes en cambiar una horquilla que ellos mismos me vendieron defectuosa) para completar 1 hora y media por pistas y senderos de Begues y alrededores (subida a la Desfeta y casi llegada hasta el Mas de les Fonts). Echaba de menos ir con la burra, dando golpes de riñón en las subidas y disfrutando de las bajadas medianamente técnicas donde me desenvuelvo como un pez en el agua..o más bien donde me peleo con la bici para no darme la torta de mi vida y que toda la preparación se vaya a pique.

Hoy domingo, como casi siempre, tocaba el entreno de calidad semanal. Un tipo de entreno con el que no estoy del todo familiarizado, un progresivo. Veinte kilómetros donde los 10 primeros debían salir más o menos a 5 min/km, los siguientes 5 a 4:30 min/km y los últimos 5 a 4:15 min/km. Como los domingos siempre suelo estar en Begues, y esta vez no había ganas de bajar con el coche a entrenar a Gavà, tocaba someterse una vez más a los trazados rompe piernas Beguesianos. Y por si no había suficiente, estoy aquejado de dos pequeñas molestias-contracturas en el cuádriceps izquierdo, además de dolores lumbares, que me suelen aparecer después de jugar de portero de fútbol sala. Un panorama más bien desolador.

Me pongo a correr dispuesto a olvidarme de todo y me siento fresco, cómodo tanto de piernas como de respiración. Los dos primeros kilómetros me salen a 4:45 de media, pero consciente que eso no forma parte del plan de entrenamiento decido conscientemente bajar el ritmo. Paso el kilómetro 10 en 48:52, toca dar un pequeño cambio de ritmo, pero no lo hago tan pequeño y me salen los siguientes 5 kilómetros a 4:17 de media. Es muy difícil clavar los tiempos, pero como me sigo encontrando bien vuelvo a dar otro cambio de ritmo para acabar los últimos 5 a 3:59 y la sensación de que este progresivo vale su peso en oro. Ahora sí viene una semana totalmente de recuperación, la necesito como agua de Mayo.

Contento con mi camiseta de la Mitja del Maresme.


Resumen de la semana:
  • Martes: 10.31 km 5:38 min/km.
  • Miércoles: 12.52 km a 4:29 min/km.
  • Sábado: 24.61 km de Btt a 16.91 km/h con 366 m de desnivel positivo.
  • Domingo: 20.04 km a 4:30 min/km.
Total de la semana: 42.87 kilómetros aproximadamente.