domingo, 2 de octubre de 2011

Semana 8: Ni tanto ni tan calvo

Esta semana daba fin el mesociclo de volumen, ahora me esperan dos con 40 y pocos kilómetros semanales e intensidades suaves, para luego encarar la recta final de la preparación de Donosti. Respiro aliviado por dejar durante unos días los entrenos a tope y abandonarme a los siempres agradecidos trotes porcinos.

Los entrenos siguen pasando inexorablemente para lo bueno y para lo malo, y en mi cabeza ya empiezo a hacer cábalas de tiempo para el día D. Mis previsiones cambian cada día, al estilo de los mercados bursátiles. Sé que me tengo que quedar con el hecho de estar trajabándomelo bien, siguiendo las pautas que debo seguir, y dando lo mejor de mi. Eso suena bien, pero estoy en plena fase de marquitis y luchar contra mi instinto competitivo es tiempo perdido. La semana ha venido a ser tal que así:

Como siempre, lunes descanso y martes inicio de los entrenamientos. Un rodaje de 15 kilómetros por Begues, a ritmo de 4:38. Porter28 sigue estabilizado y los mercados están tranquilos.

El miércoles, vuelta a mis queridos entrenos de alta intensidad; 7 kilómetros a tope. Recordaba lo que me pasó la semana pasada con los 10, y aún así volví a tropezarme con la misma piedra (que no es la del jueves, ojo). Después de los 3 primeros kilómetros a 3:40 y el 4º a 3:48, siento en mi diafragma derecho el preludio del flato. Intento contraer un poco, apretar y liberar la zona acompasadamente con la respiración..pero ya es tarde y mientras acabo el 5 a 4:13 ya veo que tendré que lidiar con él durante al menos unos minutos. Paso el 6 recuperándome con más pena que gloria a 4:24, para clavar en 4 el último. Porter28 desciende en barrena, con el consiguiente gozo del ínclito tradercillo  "I dream on another recession" Alessio Rastani.

Tras un día de descanso en el mercado, el viernes tocaban 18 kilómetros con 3 a ritmo de competición. Este paquete de medidas ya estaba previsto antes de la crisis porteriticia, pero los resultados que pudiera generar se antojaban vitales para aplacarla. Tras unos inicios dubitativos, en el momento cumbre de la jornada se logró incrementar la confianza de los mercados con 3 kilómetros a ritmo de competición con sensaciones de lujo,  consumándose unos minutos después el acontecimiento bursátil del día. A punto de finalizar el kilómetro 10-11, en pleno contexto de desaceleración transitoria, y en su ansia de mirar a largo plazo, la economía topa con una pequeña piedra (baldosa, en este caso) traicionera. El mercado da, literalmente, un vuelco en décimas de segundo..pero se repone rápidamente con una hábil voltereta a una mano, digna de la mejor Nadia Comaneci. Al final, 2 kilómetros de regalo por mal cálculo de la distancia de vuelta, lo que confirma que el crash sufrido alguna repercusión tuvo.

La semana se cerraba hoy con un rodaje semi-montañero de 21 kilómetros, que ha salido según lo previsto, ritmo de 4:50 , siempre de menos a más y sin molestias.

Camino del Pi Gros de Begues.

Resumen de la semana:
  • Martes: 15.21 km 4:38 min/km.
  • Miércoles: 7.02 km a 3:55 min/km.
  • Viernes: 20.14 km a 4:30 min/km.
  • Domingo: 21.10 km a 4:50 min/km.
Total de la semana: 63.5 kilómetros aproximadamente.

El próximo día 16, se celebra el Cross de La Casa de Aragón de Gavà. Si puedo me pondré un dorsal para disfrutar relajadamente del ambiente de las carreras populares con algunos compañeros del Gavasella. Seguiremos informando! :-)