jueves, 25 de agosto de 2011

Cambio de ruedas

En el tiempo que llevo corriendo, una de las cosas que he aprendido es que las bambas son el principal instrumento del corredor y el resto de la equipación suele ser bastante accesoria. Es muy importante no escatimar en unas buenas bambas, ya que el pie, y por ende todo el cuerpo, nos lo agradecerá. Y también conviene renovarlas cuándo vemos que las bambas han perdido sus principales propiedades (en especial la amortiguación).

Muchas veces las zapatillas ofrecen un reluciente aspecto engañoso, que nos invita a pensar que pueden tragar todos los kilómetros que les echemos, a pesar que ya no sirvan para correr. En la práctica, nuestra propia percepción en la pisada y aparición de molestias inexplicables, serán buenos indicadores de que toca rascarse el bolsillo. Estadísticamente, se suele ver en diversas fuentes que las zapatillas duran de 800 a 1200 kilómetros dependiendo de diversos factores como son el terreno en el que las usamos, nuestro peso o nuestra técnica de carrera.

En mi caso, me duran más hacia los 800 que los 1200, algo comprensible ya que meto mucha pista y caminos a mis entrenos. He pasado por 3 calzados de entreno:
  1. Las Kalenji más tiradas del Decathlon. Mea culpa, estaba empezando y no sabía si me iba a aficionar al running así que me hice con las más tiradas para no pillarme las manos. Aproximadamente 200-300 kilómetros de run.
  2. Calzado minimalista?
  3. Unas Saucony Progrid Triumph 7. Zapatillas neutras con muy buena amortiguación, y sujeción del pie. La sensación que tuve al meter el pie viniendo de las Kalenji fue indescriptible. Por contra, poco apropiadas para un corredor ligero y con algo de pronación. Alrededor de 800 kilómetros, en los que alterné entreno y algo de competición.
  4. Probablemente, las zapatillas más bonitas que he tenido y tendré.
  5. Otras Saucony, en este caso las Progrid Omni 9. Zapatillas con algo de soporte para pronación y pensadas para preparar largas distancias, ahora mismo ya empiezan a estar algo desgastadas. Unas zapatillas que no me transmiten buenas sensaciones pero sí gran protección, ahora noto que su amortiguación ya no es lo mismo, apareciéndome alguna molestia en las rodillas. Sobre los 800 kilómetros hasta ahora. Tras pasar por la lavadora presentan el mismo aspecto reluciente que en la foto, pero su desgaste en el talón es ya notable.
  6. Demasiada protección para mi gusto
  7. Nike LunarGlide+ 2. Después de dos Saucony con mucha protección, buscaba algo más ligero para preparar y correr el maratón de Donosti. Así que, aconsejado por Sito Castelló de Runnering, dejo de lado mi fidelidad a Saucony.


La nueva adquisición (en otro color)
La primera toma de contacto con las Nike LunarGlide +2 ha sido muy buena, con 13 kilómetros y poco en 1 hora exacta con muy buenas sensaciones. Mañana 15 kilómetros con 3 a ritmo de competición y el domingo la tirada larga de 21 km en un escenario diferente y acompañado de amigos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Es triste pedir, pero más no comentar